Andrea Kassem, RN, OCN, CBCN, CN-BN, NBC-HWC
Lead Oncology Navigator
Foto de Andrea Kassem, RN, OCN, CBCN, CN-BN, NBC-HWC
Kayla Byrd, RN
Oncology Nurse Navigator
Foto de Kayla Byrd, RN
Lorri Dinkins, BSN, RN
Oncology Nurse Navigator - Breast Cancer Network
Foto de Lorri Dinkins, BSN, RN
Shelley Jones, BSN, RN, OCN
Oncology Nurse Navigator, GI Cancer Center
Foto de Shelley Jones, BSN, RN, OCN

Más información

10 consejos que pueden ayudarlo a comenzar a hacer ejercicio

El ejercicio sistemático tiene múltiples beneficios para la salud. Además de ayudarlo a controlar su peso, también puede ayudarlo a dormir mejor, reducir el riesgo de ansiedad y mejorar su salud cardiovascular. El ejercicio también promueve una mejor salud cognitiva, una mejor salud ósea y un mayor equilibrio. Sin embargo, para las personas que quieren llevar un estilo de vida más activo, dar el primer paso para hacer ejercicio y establecer una rutina de ejercicios puede ser lo más difícil de todo.

Si esto le suena, tenga en cuenta que estar en mejor forma no tiene que ser algo complicado. No se preocupe si todavía no puede hacer ejercicio durante largas horas. Lo importante es que tenga ganas de hacerlo y que esté dispuesto a empezar, así que no se exija demasiado. Estos son algunos consejos que pueden ayudarlo a comenzar a hacer ejercicios y mantener su ritmo de entrenamiento.



Si nunca hizo cardio, puede comenzar con una caminata de 10 minutos y aumentar lentamente la duración a medida que se acostumbra. Camine con su perro o un amigo para evitar mirar su reloj.


Si su objetivo es desarrollar masa muscular, puede comenzar un entrenamiento de fuerza con una intensidad moderada dos veces por semana, centrándose en los principales grupos musculares.


Pruebe actividades físicas divertidas y relajantes como el baile, el yoga, la natación, la jardinería y los deportes de esparcimiento para engañar a su mente de que en realidad no está haciendo ejercicio.


Muévase más, siéntese menos. Encuentre razones para quemar algunas calorías más a lo largo del día, ya sea levantándose para tomar un vaso de agua o estirándose cada 20 minutos.


Programe un momento específico para hacer ejercicio y cumpla con esto. Puede que le sorprenda ver lo rápido que puede convertirlo en un nuevo hábito.


Manténgase motivado al convertirlo en algo social. Únase a una clase o una liga recreativa. Busque a un compañero para entrenar o forme un grupo pequeño con el que pueda hacer ejercicios con regularidad.


Adquiera un reloj de actividad física o un rastreador de alimentos, o descargue una aplicación de ejercicios para controlar su progreso diario, semanal y mensual.


Recompénsese cuando complete una meta personal. No tiene que ser caro. Puede ser su batido favorito o una nueva camiseta de ejercicio.


Aumente su nivel con una competencia amistosa. Organice un desafío de pérdida de peso o de acondicionamiento físico con sus colegas, para que también puedan ayudarse mutuamente a alcanzar sus objetivos.


Préstele atención a su cuerpo. No se fuerce a hacer ejercicio durante largas horas o hacer ejercicios de alta intensidad de inmediato. Descanse cuando esté cansado y conozca sus límites para prevenir lesiones.

Cualquier rutina nueva puede tardar un poco más de tiempo en convertirse en un hábito, por lo que está bien comenzar lentamente. Si necesita ayuda para elaborar un plan de entrenamiento físico, puede consultar a su médico, buscar rutinas de ejercicios en línea o considerar trabajar con un entrenador personal. No lo olvide, incluso unos pocos minutos de actividad física cuentan. ¡Y recuerde, su salud y bienestar a largo plazo valen la pena!

¡Reciba nuestros mejores deseos! ¡Estamos apoyándolo!

Encuentre un médico

Fuentes:
American Heart Association
Centros para el Control y Prevención de Enfermedades
Organización Mundial de la Salud
Healthline